Gremio de periodista expulsa a dueño de diario El Mercurio de Chile

SANTIAGO, Chile (AP) — El gremio que reúne a los periodistas chilenos expulsó de sus filas a Agustín Edwards, dueño del periódico El Mercurio, por presuntamente haber recibido dinero de la CIA a fin de desarrollar una campaña de desprestigio en contra del gobierno socialista del presidente Salvador Allende, derrocado en 1973 por los militares.

La expulsión de Edwards fue decidida por el Tribunal de Ética y Disciplina de Santiago del Colegio de Periodistas, que señaló que Edwards, “fue hallado culpable de vulnerar disposiciones del Código de Ética Periodística”, en un proceso que se inició en noviembre de 2014.

El gremio dijo que el tribunal expidió su resolución basado “en los últimos documentos secretos desclasificados en EEUU, en donde Edwards Eastman aparece como periodista y dueño de la empresa El Mercurio SAP, colaborando en acciones de la CIA y obteniendo fondos de la administración Nixon para sustentar una política editorial de desinformación y de ese modo contribuir a socavar la democracia, para facilitar el golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende”.

Edwards ni su empresa quisieron pronunciarse sobre la sanción. Una de las abogadas de El Mercurio, Natalia González Bañados, dijo que “mientras esté pendiente el plazo para recurrir esta resolución, El Mercurio no se emitir comentarios sobre la resolución”.

logo_mer

En octubre de 2013, ante el juez Mario Carroza que adelanta una investigación judicial sobre quiénes fueron los gestores del golpe militar, Edwards dijo que el diario ni él recibieron financiamiento de la CIA y que él se encontraba fuera del país aquellos años y no tuvo injerencia editorial en las decisiones del periódico.

“Debo reiterar que El Mercurio no recibió aportes de Estados Unidos, ni hubo una relación estrecha entre El Mercurio y la CIA, más que lo que ya he declarado; no manejé información sobre las actuaciones de los Servicios de Inteligencia en Chile, ni antes ni después del año 1975”, dijo entonces.

Edwards tiene diez días para apelar la decisión, que es una sanción simbólica y no le significa más que una recriminación moral.

La acusación fue presentada por la nueva presidenta del Colegio, Javiera Olivares, de militancia comunista, y por otros directivos del gremio, además de las presidentas de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, y la líder de los parientes de ejecutados políticos, Alicia Lira.

Consultada sobre por qué el Tribunal emitió una sanción contra Edwards después de tantos años, Olivares respondió que hubo una denuncia anterior que no prosperó porque la mayoría del Tribunal de Ética de entonces votó en contra.

Distinta suerte corrió la denuncia del año pasado, “con nuevos argumentos”, dijo a la AP.

Los aportes de la CIA fueron revelados en 1999 cuando el gobierno de Estados Unidos ordenó desclasificar documentos hasta entonces secretos. En una de las notas desclasificadas, la CIA informó de una reunión entre Edwards y el entonces director de la CIA, Richard Helms, celebrada en septiembre de 1970 en Washington. En 2008 se desclasificaron más documentos sobre la misma materia.

“No recuerdo haberme entrevistado con el Sr. Richard Helms en los términos que señala en la pregunta”, dijo Edwards en 2013 en la investigación que adelanta Carroza.

Los documentos también aparecen mencionados en una investigación de una comisión del Senado liderada por Frank Church, quien produjo un detallado informe sobre la acción encubierta de la CIA en Chile.

Peter Kornbluh, autor del libro “Pinochet: Los archivos secretos”, dijo que “hay pagos que han sido documentados de la CIA a El Mercurio entre 1970-1973. A eso hay que incluirle nueva información que hemos desclasificado, que incluye documentos de la CIA que identifican a la CIA como uno de los principales colaboradores en promover el golpe”.

La dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) le restó atribuciones a los colegios de profesionales, a los que en el pasado era obligación de los profesionales pertenecer. Ahora el ingreso es voluntario. Según cifras oficiales, durante la dictadura fueron asesinados 3.095 opositores, de los cuales un millar aún se encuentran desaparecidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s